Sostenibilidad

Compostando, reformulando nuestra forma de consumo

blog compost jenny -

“La basura no existe en la naturaleza, es un invento humano. Todo lo que viene de la tierra vuelve a la tierra para nutrirla.” – Mariana Matija –

Es difícil entenderlo al comienzo, nos han enseñado una forma de vivir que finalmente no parece ser la correcta, el planeta tierra está al punto del colapso y son alarmantes las noticias donde nos hablan de que meses antes que acabe el año ya nos hemos acabado los recursos destinados para ese año en curso. El año pasado en plena pandemia también sucedió, el 22 de agosto del 2020 se acabaron los recursos destinados para ese año y para el año anterior, 2019, fue en julio, no fue nada diferente.

Según la ONG Footprint Network, harían falta 1,6 planetas Tierra más para satisfacer las necesidades de la humanidad. ¿Es lógico que sigamos cómo vamos? Creo que a este punto lo que debemos hacer es reflexionar sobre la forma en la que estamos disponiendo de los recursos naturales de las futuras generaciones, reformular nuestra forma de consumo y reaccionar realizando un cambio en nuestras vidas.

Es por esto que nos tomamos esta semana el blog, para contarles un poco sobre el compost, hablando un poco sobre la responsabilidad que tiene cada ser humano desde sus hábitos cotidianos con el planeta que compartimos.

Para comenzar les contaré un poco de nuevo qué es el compost. El compost es un abono orgánico que se genera a partir de la descomposición controlada de materia orgánica provocada por la alimentación de diferentes organismos que se encuentran en el suelo (bacterias, hongos, lombrices, etc).  El abono obtenido se llama “humus” y permite mantener un suelo fértil para tener un cultivo saludable.

Yo lo simplifico con la siguiente fórmula que más adelante les explicare con detalle:

Materia orgánica (seca y húmeda) + organismos vivos + oxigeno + temperatura + humedad = Humus

¿Por qué hacer compost?

A diario recolectamos un volumen abundante de basura en nuestras casas, tanto así que en una casa de 2 a 4 personas, se bota la basura 2 veces mínimo por semana; pero has la siguiente operación: si a esa basura le quitas los materiales que se pueden reciclar y los separas, y a lo que queda le quitas la materia orgánica que generas, ¿en cuánto se reduce el volumen de tu basura? Llevo 2 años aproximadamente con esta misma operación y no me creerás, pero el volumen de la basura bajo casi el 70% eliminando así la producción de lixiviados que aparecen cuando se hace un mal manejo de residuos y todo esto gracias al compost y al reciclaje.

Comenzar es muy fácil, es sólo tomar la decisión, es por esto por lo que quiero contarte paso a paso como hacerlo. Hacer compost casero es muy fácil y además muy económico:

Pasos para comenzar tu compost

¿Qué necesitas?

1. Destina un espacio en tu casa para hacerl

2. Separa los materiales e implementos:

    • Contenedor (en mi caso, utilicé una simple matera de barro, puedes usar un balde de pintura, una caja de madera, un tarro de plástico, entre otros.)
    • Tierra negra sin abonar.
    • Materia orgánica (para evitar malos olores, puedes separar en tu nevera la materia orgánica por varios días)
    • Materia seca (puedes usar bagazo de café, aserrín, papel, cartón, hojas secas…)
    • Tela y resorte para tapar el recipiente o alguna tapa.
    • Papel periódico.

Proceso

1. Comienza por preparar el contenedor.

El compost debe tener un equilibrio en su humedad, si por algún motivo comienzas a sentir un olor indeseado, esto indica que tu compost está en desequilibrio y debes cambiar alguno de los elementos, aumentar materia seca es el más común de ellos, pero también es importante que tu contenedor haya sido preparado antes de comenzar el compost.

Si tu contenedor es de barro es muy fácil de manejarlo, ya que es un cerámico poroso que regula la humedad del contenido y tiene ya una perforación para el desagüe, pero si por el contrario tienes uno de plástico lo mejor es que hagas unas cuantas perforaciones en la base del recipiente (entre 3 y 5)

2. Separa los implementos y disponte a hacer un compost por capas

    • Comienza con una primera capa de papel periódico, este ayudará no sólo a regular la humedad, también a prevenir que el contenido se vierta por las perforaciones del fondo.
    • Sigue con una capa de tierra negra sin abonar, aproximadamente 3 a 4 cm.
    • Vierte tu materia orgánica húmeda (si deseas la puedes picar en pedacitos y de esta forma es más rápido el proceso).
    • Vierte la materia orgánica seca.
    • Vierte otra capa de tierra negra al contenido y revuélvela con la materia orgánica húmeda y seca.
    • Una vez se visualice que están mezcladas las dos capas, echa un poco más de tierra negra para tapar, 2 cm aprox.
    • Coloca una capa pequeña de materia seca de nuevo.
    • Coloca una capa de papel periódico.
    • Tapa con un pedazo de tela o liencillo para terminar

3. Revisa mínimo una vez a la semana tu compost, mézclalo para agregar oxígeno al proceso, y si sientes que está seco, échale agua con spray. Tápalo de nuevo con bagazo de café, aserrín o materia seca, luego otra capa de papel periódico y finalmente la tela.

4. Sigue recolectando tu materia orgánica en la nevera hasta que llegue el momento de volver a alimentar el compost. Verás que lo que colocaste allí la última vez ya ha comenzado su proceso de descomposición.

5. El humus tarda de 1 a 2 meses en estar listo. Una vez sientas que ya terminó su proceso, coséchalo y enriquece los suelos con este, échales a las matas, a los jardines de tu barrio, a tu huerta casera o compártelo con tus vecinos.

¿Qué puedes agregar a tu compost?

Materia orgánica húmeda
    • Restos de poda (plantas, hojas, flores, hierbas).
    • Restos de cocina: fruta, cáscaras de fruta y verduras, semillas, bagazo de café, bolsas de té clásicas y cáscaras de huevo.
Materia orgánica seca
    • Materiales reciclables como cartón, papel, servilletas de papel sin grasa y envases de cartón.
    • Aserrín y maderas no tratada.
    • Textiles naturales (como lino o algodón).
    • Bagazo de café.
    • Paja y hojas secas.

¿Qué debes evitar en el compost?

    • Restos de comida preparada (con sal, azúcar o aceite).
    • Productos de origen animal (carne, pescado, pollo, huesos ni derivados de la leche)
    • Filtros de cigarrillo, pañales, revistas, objetos plásticos, metales, tejidos sintéticos y material no orgánico
    • Grasas y aceites
    • Papeles recubiertos.
    • Arena de gato o heces.

El compost tiene varias etapas, disfruta cada una de ellas y vive el proceso

  1. Se echan los ingredientes y empieza a aparecer la vida microbiana.
  2. Etapa madurativa, la temperatura se eleva y sobreviven los microorganismos que continúan el proceso.
  3. La temperatura baja, no se logra reconocer ningún residuo y el compost está listo.

Si quieres vivir una vida en equilibrio, este es uno de los mejores caminos, comenzar por estar en equilibrio con nuestro planeta tierra.

¡Elige ser parte del cambio!

 

Referencias

Blog Mariana Matija https://animaldeisla.com/basura-casi-cero/

Vivaracha compost

https://sostenibilidad.semana.com/impacto/articulo/este-sabado-la-humanidad-habra-consumido-los-recursos-del-planeta-para-este-ano/54370

 

Escrito por: Jenny Fernández, líder de creación./*54745756836*/